¿Qué hago si me quedo encerrado en el ascensor?

«Estoy encerrado en el ascensor». Esta situación puede ser un hecho puntual y de poca repercusión o por contra, y según reaccione la persona, podría convertirse en un momento de angustia para nada recomendable.

Aquellas personas que padecen miedo a quedarse encerradas o sufren claustrofobia, suelen huir del uso generalizado del ascensor pensando que en un momento puedan verse inmersos en una situación de este tipo.

Sin embargo, en la inmensa mayoría de las ocasiones en que se produce una situación así, la duración y repercusión de la misma es de baja intensidad, por lo que la experiencia acaba siendo una simple anécdota sin más.

Todo ello gracias a la dotación de las infraestructuras de los ascensores modernos y de los de mayor antigüedad que hayan sufrido una reforma para adaptarse a la normativa vigente. Y teniendo en cuenta tener un equipo especializado que ayudarte en estos momentos.

Saber qué hacer si me quedo encerrado en el ascensor.

Algunos puntos son muy básicos y de sentido común, pero, claro está, en la inmensa mayoría de las ocasiones, el miedo, los nervios y la angustia pueden nublar nuestra mente boqueando la capacidad para razonar y actuar de manera coherente y efectiva.

  • Los malditos nervios: sabemos que puede ser difícil, pero es básico y primordial controlar la situación y no pensar que el hecho de estar encerrado en el ascensor sea sinónimo de situación de riesgo para nuestras vidas.
  • El mito de «me falta el aire»: absolutamente falso. El diseño de los ascensores incluye rendijas de ventilación, algunas incluso ocultas a nuestra vista que no dejan que el oxígeno se agote.
  • Avisar cuanto antes: aquí entra en juego tal vez el modelo y las dotaciones del ascensor en cuestión. Muchos de ellos disponen de un botón de alarma, unos con avisador acústico en forma de timbre para avisar a vecinos u otros usuarios o bien con capacidad para efectuar conexión con la empresa de mantenimiento y poder hablar con un interlocutor que envíe al especialista.
  • No debo intentar salir por mis medios: nunca. Es necesario esperar a que lleguen los operarios acreditados para evitar accidentes con las puertas o la altura en que se haya quedado la cabina.

Estos consejos básicos nos ayudarán a reírnos de ese momento de quedar encerrado en el ascensor sin  que ello derive en  una situación de angustia ni malestar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *